Diabetes Mellitus Tipo 1

La palabra diabetes significa “pasar a través” o “conducto” según el uso de esta palabra en el griego antiguo, y se denomina así a esta enfermedad porque los líquidos pasan a través del cuerpo casi inmaculada, es decir que la orina sale de nuestro cuerpo con mucha cantidad de agua impidiendo una adecuada hidratación del cuerpo y convirtiendo al paciente en un simple conducto por el cual pasa el agua. Por otro lado en este tipo de diabetes la característica principal es que se eliminan las azucares del cuerpo, como la glucosa, y por lo tanto la orina tiende a tener un sabor dulce como la miel, y de ahí que también se la denomine mellitus, palabra que se origina de la traducción al griego de miel.

El oso con diabetes

El oso con diabetes


La diabetes tipo 1 o diabetes juvenil se diferencia de la diabetes insípida porque la orina en este caso no tiene sabor porque no se eliminan azúcares y sus causas son diferentes, además de la ya mencionada eliminación de azúcar, puesto que la diabetes insípida se da por una falla en la producción o absorción de la hormona vasopresina, pero no tiene nada que ver con los problemas más relacionados con la glucosa como es el caso de la diabetes mellitus tipo 1 y la diabetes mellitus tipo 2 que tienen incluso otra forma de acción que afecta al sistema endocrino y específicamente al páncreas ubicado en el abdomen y en general encargado de segregar ciertas hormonas, cuyo caso en la diabetes mellitus tipo 1 afecta a la producción de insulina.

Para saber qué es la diabetes mellitus tipo o también conocida como diabetes juvenil, tenemos que saber que el organismo procesa los azúcares y los elimina del cuerpo por medio de la orina, pero siempre dejando las cantidades necesarias dentro del cuerpo como fuente calórica. Sin embargo el paciente diabético tipo 1 tiene alterada la manera en que sucede este proceso y por lo tanto los azúcares no se ven eliminados del todo lo cual causa una hiperglicemia, que quiere decir que el paciente tiene grandes acumulaciones de glucosa en la sangre y esto es debido a muchas causas que se pueden confundir con la diabetes y por ello es necesario un diagnóstico adecuado para descartar otras enfermedades o para demostrar que los síntomas del paciente se deben a la diabetes mellitus tipo 1 o diabetes juvenil. Tomando en cuenta que sólo un médico autorizado tiene los indicios sobre cómo tratar esta enfermedad, que causa muchas muertes en el mundo anualmente. Esto es debido a que hay algunas complicaciones que pueden aparecer cuando se tiene la diabetes tipo 1, que incluso pueden afectar a la calidad de vida del afectado como pueden ser problemas arteriales debido a la transformación de las proteínas en arterias de diferente grosor.

En muchas ocasiones los diabéticos tipo 1 no saben que padecen esta dolencia, se podría incluso decir que la mitad de los casos son ignorados por el paciente, pero si se hace un diagnóstico oportuno, las posibilidades de un tratamiento que debilite sus síntomas y que mejore la calidad de vida, aumentan drásticamente pudiendo así incluso salvar la vida de una persona.

La continua pérdida de líquidos que produce esta enfermedad se debe a que la acción de la insulina se ve disminuida o en algunos casos se anula completamente la producción de esta hormona en el páncreas. La insulina actúa sobre el organismo permitiendo la absorción de la glucosa a través de la sangre, por los diferentes tejidos que la necesitan para tener energía y funcionar correctamente. En la diabetes mellitus tipo 1 esta hormona no se produce o tiene muy baja cantidad de producción, provocando que las células de glucosa se queden acumuladas en el torrente sanguíneo y no se absorban, además de ser eliminadas por la orina. Mientras que en el tipo 2 son las células de los tejidos las cuales rechazan la acción de la hormona. Por ello se diferencian, y es porque en los diabéticos tipo 1 la predisposición genética es mucho más alta, y por lo tanto se la diagnostica en mayor cantidad a jóvenes, niños y adolescentes por lo cual se tienen que hacer exámenes a estos para descartar esta dolencia. Además este tipo de diabetes es insulino-dependiente, lo cual quieres decir que se debe administrar dosis de insulina al paciente para compensar la falta de producción de la hormona. Sin embargo, la dosis y la frecuencia con la cual se la administre dependerán de cada paciente con factores relativos a la edad, peso, gravedad de la enfermedad, entre otras variantes.

Crédito de la imagen El oso con diabetes